Reparación calderas Madrid

Servicio Técnico de reparaciones

Si necesitas un servicio técnico de instalación o reparación de calderas en Madrid estás en el lugar correcto.

Te ofrecemos un servicio 24 horas rápido, eficiente, limpio y de calidad.

Reparación calderas Madrid

REPARACIONES DE CALDERA RÁPIDAS Y CON GARANTÍA

Tan solo en 3 sencillos pasos tendras tu caldera lista

Llámanos

Nuestros servicios de respuesta rápida disponibles 24hrs.

Llegamos

Nos movemos a cualquier zona de Madrid con nuestros talleres móvilies

Resolvemos

Resolvemos tu avería con total calidad, garantía y seguridad.

¿Por qué ELEGIR nuestro servicio técnico de CALDERAS?

Trabajamos en toda la Comunidad de Madrid, tanto capital como alrededores.

Servicio Profesional

Nuestros profesionales se trasladan con talleres móviles perfectamente equipados.

100% Garantizado

Servicio garantizado, profesionales capacitados para resolver la incidencia.

Precios Competentes

Ajustamos el presupuesto segun sus necesidades sin restar calidad a nuestro servicio.

Urgencias 24hrs

Entendemos la importancia de acudir a determinados servicios lo antes posible

Reparación urgente de calderas 24 horas en Madrid

Todas las empresas de calderas, sea cual sea la marca, dispone de técnicos autorizados en reparaciones de calderas. La mayoría de estos profesionales, ofrecen una disponibilidad de 24 horas, los 7 días de la semana, ya que las urgencias en reparaciones de calderas son muy habituales, y pueden ser requeridas en cualquier momento del día, por eso es de conveniente que la empresa reparadora ofrezca el servicio de 24 horas, como urgencia, en la reparación de calderas.

El inconveniente de este servicio de reparación urgente de calderas 24 horas suele ser el alto coste que supone para el usuario, y el desembolso que éste ha de hacer si desea que su caldera quede reparada en el momento. Como siempre que un servicio se requiere de manera inmediata, el coste del mismo es mas elevado que si no tuviera la condición de urgente.

Debido a la alta demanda del servicio urgente de reparación de calderas por parte de los clientes, es raro la empresa que no lo ofrece a sus usuarios. Algunas de ellas, incluso, ofrecen la opción de que el técnico especializado en la reparación de calderas, acuda a la dirección indicada en menos de 3 horas, lo que supone, nuevamente, un incremento del coste del servicio de reparación. Precio que muchos usuarios no tienen más remedio que pagar.

Es importante que la empresa que cuenta con este servicio de reparación urgente de calderas 24 horas ofrezca unos precios asequibles y económicos. También es reseñable que nos dé un presupuesto ajustado y cerrado de lo que supondrá la reparación en sí, porque así se evitarán sorpresas desagradables, tanto para el trabajador, que tendrá que justificar su trabajo, y para el cliente que podrá considerarse estafado y haga una mala publicidad del servicio recibido.

Por este motivo, reiteramos la importancia de realizar un correcto mantenimiento de la caldera en nuestro día a día, y durante todo el año, no sólo en los meses en los que el frío haga su aparición. De esta manera evitaremos imprevistos y averías de mayor gravedad que nos obliguen a solicitar una reparación urgente de la caldera.

Empresa de reparación calderas en Madrid

Trabajamos con todas las marcas del mercado. Conocemos hasta el último detalle de cualquier modelo. Servicio técnico no oficial.

Servicio técnico de reparación de calderas multimarca

Cualquier empresa dedicada a la reparación de calderas debe de ofrecer más servicios adicionales para poder captar así más clientes. Con el servicio único de reparación no siempre será suficiente, ya que, aunque una de las ventajas de éste sean la exclusividad y especialidad del profesional en la reparación de calderas, muchas veces el usuario final necesitará recurrir a otro tipo de servicios relacionados con las calderas.

Hay que recordar que, para ser un experto en reparar calderas, hay que tener amplios conocimientos sobre las mismas. En el mercado, hoy en día, no sólo hay múltiples marcas de calderas, como por ejemplo: Vaillant, Junkers, Saunier Duval, Ferroli, Fagor, Cointra, Viessman, Edesa, Corberó, Chaffoteaux, Aspes, Baxiroca, Intergas, Tifell, Ariston, Nechar, Domusa, ACV, Lasian, Beretta, etc. Sino que también hay que ser conscientes de que cada marca dispone, a su vez, de varios modelos.

Codigos de Averías y Errores por Marcas de Calderas

Error E0: se trata de un problema en la seguridad de la caldera.

Error E1: la temperatura de salida es superior a la debida.

Error E2: significa que la sonda está mal conectada, es decir, que no hay circulación.

Error E3: es un problema eléctrico o electrónico.

Error E4: la caldera ha sido bloqueada por el sistema de seguridad.

Error E5: problema con el encendido de la caldera.

Error E6: se han detectado defectos en el quemador.

Error E7: se debe a un posible fallo en la bomba de recirculación.

Error E8: se trata de un problema con el kit de evacuación de gases.

Error E10: no concuerdan ciertos parámetros de la caldera.

Error E11: la temperatura de estanqueidad es elevada.

Error E12: la recuperación del calor es defectuosa e insuficiente.

Error E13: los parámetros están limitados y bloqueados.

Error E43: hay una anomalía en los parámetros.

Error E44: indica que hay que comprobar la unidad eléctrica y electrónica de la caldera

Error E45: requiere un ajuste de la caldera.

Error E01: se produce un bloqueo causado por el encendido.

Error E02: se ha activado pasivamente el sistema de seguridad.

Error E03: se ha activado el termostato

Error E04: existen pérdidas en la llama

Error E05: se trata de una anomalía producida en la sonda.

Error E06: refleja un problema con la sonda del circuito principal.

Error E10: no existe señal en la zona del kit de evacuación.

Error E11: se ha activado un termostato de seguridad.

Error E25: error en el circuito primario.

Error E35: se trata de un problema persistente de en los quemadores.

Error E97: es una anomalía en la placa electrónica debido a la frecuencia

Error E98: muestra un error en la tarjeta electrónica.

Error E99: es problema proveniente de la placa electrónica.

Error A7: este error significa que la sonda de temperatura del agua caliente está defectuosa. Para verificar la continuidad hay que llevar a cabo una posible derivación en la sonda y cable de conexión.

Error A8: comunicación interrumpida. Hay que comprobar el cable e-bus.

Error b1: no se detecta ningún conector codificado. Para solucionarlo habrá que revisar la conexión y, una vez detectado dónde se encuentra dicho fallo, conectarlo correctamente, o bien, sustituirlo si es necesario.

Error b2: error interno de datos.

Error b3: error interno de datos

Error C6: el ventilador extractor de gases no funciona. Se trata de una avería importante.

Error CC: no se detecta ninguna presencia de la sonda exterior de temperatura. Habrá que revisar el estado de la sonda y la continuidad del cable para comprobar que no presenta interrupciones de continuidad.

Error d3: se ha activado el control de temperatura TB1. Ausencia del puente 8-9 ó ausencia del puente PR-P0

Error E2: sonda de temperatura de ida de calefacción defectuosa, comprobar sonda y cable de conexión.

Error E9: el limitador de temperatura de agua o el limitador de temperatura de humos han bloqueado la caldera. Hay que comprobar la presión de carga de agua en la caldera y el limitador de temperatura, es decir, que la bomba no esté bloqueada.

Error EA: no se enciende la llama en la caldera. Para solucionarlo, hay que comprobar el gas, el caudal y la presión. También la alimentación eléctrica, los electrodos de encendido y también sus cables, el tubo de evacuación de los gases de la caldera, y comprobar la relación de mezcla gas/aire. Revisar los reguladores y los manoreductores de gas si los hubiera en la instalación.

Error F0: defecto interno. Hay que comprobar la alimentación eléctrica de la caldera así como los contactos eléctricos y los cables de encendido. En caso de que fuera necesario habrá que cambiar la placa electrónica.

Error F1: se trata de una avería que requiere la intervención de personal especializado.

Error F7: este error se produce cundo, con el aparato apagado, se ve llama en el interior. En este caso hay que comprobar los electrodos y comprobar que la placa electrónica no está húmeda. De ser así, hay que aplicarle aire caliente con un secador de pelo y comprobar la salida de gases de la caldera.

Error FA: este fallo ocurre si después de cerrar las llaves de gas se sigue detectando llama en el interior del aparato. Hay que comprobar la válvula de gas de la caldera, limpiar el sifón de condensados y comprobar el estado de evacuación de los gases.

Error Fd: la tecla reset se ha pulsado por error. Pulsar de nuevo reset para solucionarlo.

Error F1: Refleja un fallo al arrancar la caldera.

Error F2: muestra un fallo en el caudal de aire.

Error F3: se producen cortes en SFT de forma repetida.

Error F4: la llama ha desaparecido.

Error F5: se trata de un error en el circuito de seguridad.

Error F6: nos indica que hay un error en el circuito de calefacción.

Error F7: en este caso, nos muestra un error en el circuito de ACS.

Error F8: si aparece este mensaje de error, hay que vigilar el estado de seguridad

Error F9: muestra un fallo en el sistema hidráulico.

Error F10: refleja una avería en el circuito de calefacción.

Error F11: no se produce la transmisión del panel al circuito.

Error F12: muestra un error en la interface.

Error F13: se trata de un error en el circuito principal.

Error F14: es una anomalía en el circuito de seguridad.

Error F15: error interno de la caldera.

Error F16: se trata de un problema de seguridad por lo que sucederá un posterior bloqueo.

Error F17: error eléctrico en el circuito.

Error F18: error en la interface.

Error F19: muestra un fallo de la calefacción.

Error F20: error en la interface.

Error F21: anomalía en el circuito de agua.

Error F22: error en circuito de agua.

Error F23: si aparece este mensaje de error, habrá que vigilar estado interior de la caldera.

Error A01: error que puede aparecer al encender la caldera. Se trata de un posible fallo del electrodo, o puede ser motivo de que la potencia está demasiado baja. O que la caldera está sin gas o que el nivel de condensado es excesivo.

Error A02: error de electrodo o tarjeta

Error A03: indica que el sensor de calentamiento está dañado, o que no hay circulación de agua o de aire en el sistema.

Error F04: muestra que el ajuste de parámetro de tarjeta es incorrecto.

Error F05: indica error de contacto del interruptor de presión de aire o que el conducto del deflector es incorrecto porque está obstruido o no es del tamaño correcto.

Error A06: no hay llama después de la fase de encendido. Puede indicar también que la presión está baja en el quemador del sistema de gas.

Error F07: indica un error del interruptor de la presión del aire. Esto es porque los contactos se encuentran cerrados al activar el ventilador.

Error A09: error en la válvula de gas. Indica que el cableado se puede desconectar, o simplemente, que hay un error en la válvula.

Error F10: existe un error en el sensor de entrega, cable dañado en el sensor, ya sea porque esté cortocircuitado o desconectado.

Error F11: error en el sensor de ACS, puede ser por el sensor dañado, el cableado esté en corto o desconectado.

Error A15: significa que la falla F05 se generó 5 veces en las últimas 24 horas, es decir, posible error con el interruptor de presión de aire.

Error A16: indica otro posible error en la válvula de gas, ya sea por el cableado desconectado o porque la válvula de gas esté defectuosa.

Error A23: error de parámetro en la tarjeta, posiblemente esté fallo esté causado por un ajuste incorrecto de parámetro de la tarjeta.

Error A24: también indica un posible error de parámetro de la tarjeta, posiblemente por un ajuste incorrecto.

Error F34: indica que la tensión de alimentación es inferior a 170 V, lo que provoca un error en la red eléctrica.

Error F35: Indica que la frecuencia de red es defectuosa por lo que se produce un error en la red eléctrica.

Error F37: indica un fallo con la presión del agua del sistema, ya sea porque la presión es demasiado baja, o porque el interruptor de la presión del agua esté dañado.

Error F43: requiere una intervención de protección del intercambiador. Podría ser porque no haya circulación del sistema de agua, o porque haya aire en dicho sistema.

Error F50: indica un error del controlador DBM23B. A su vez, podría ocurrir que el controlador tuviera un error interno.

Error F51: también indica un posible fallo del controlador DBM23B que a su vez podría tener un error interno.

Error 108: indica la baja presión de la caldera. Si el medidor de presión está por debajo de 1 tiene un problema (esto es común a todas las calderas, sean de la marca que sean).

Si es una pérdida puntual, se puede aumentar con el regulador de presión pero si se trata de una pérdida repentina podría deberse a una fuga en algún lugar del sistema que deberá repararse lo antes posible.

Error 5P1 ó 5P2: La caldera no se enciende. Esto puede deberse a diversos motivos, desde que los cables responsables del encendido están mal defectuosos o incluso mal conectados, o que el quemador está bloqueado, o que hay un problema con el generador de chispas, que hay poco o ningún suministro de gas, o que hay una presión de gas muy baja.

Error 501: nos informa de que no hay luz piloto. Cuando esta luz se mantiene encendida significa que la caldera está preparada para encender el quemador cuando se necesite la calefacción o el agua caliente. Si esta luz piloto no está encendida, la caldera podría no funcionar.

Es importante saber que, cuando la luz piloto se enciende, la llama debe de ser siempre de color azul intenso, si fuera de color amarillo o naranja, podría tratarse de una fuga de monóxido de carbono. Este gas es letal por lo que puede causar graves daños a su salud.

Volviendo al error de falta de luz piloto, pueden ser varios los motivos por los que esto ocurra, entre ellos, que sea la propia extracción de la chimenea la que apaga la llama, que el termopar esté defectuoso, que la válvula de gas esté estropeada o que haya un bloqueo en la chimenea.

Error A41: indica que el ventilador no función correctamente, o que está defectuoso. Esta pieza es fundamental, ya que se encarga de expulsar al exterior los gases nocivos que la propia caldera, durante la combustión, genera.

Para verificar que este error es generado por el ventilador, habrá que comprobar, en primer lugar que éste está recibiendo la potencia necesaria, y para ello habrá que comprobar el voltímetro. Sin es así, si el voltímetro indica que el ventilar recibe la potencia requerida, entonces es muy probable que haya que instalar un ventilador nuevo.

Errores 301, 302, 303, 304, 305, 306 y 307: cualquiera de estos 7 errores puede indicarnos un fallo en la placa del circuito impreso (PCB). Ésta es el eje central de muchos de los componentes eléctricos que componen la caldera, por ello, mientras ésta funcione correctamente, la placa del circuito impreso seguirá emitiendo y recibiendo señales de manera constante a cada componente eléctrico.

Estos fallos pueden deberse simplemente a una mala conexión, o una conexión debilitada. Si fuera este el cao, la reparación sería más o menos simple, pero si se tratara de algo más complejo habría que proceder a sustituir la PCB.

Error E34: el motivo de este error es que el interruptor de presión de aire está defectuoso.

Al igual que la función del ventilador, el interruptor de presión de aire, es una pieza fundamental de la caldera, ya que envía los gases nocivos fuera de la caldera, a través de la chimenea, y al exterior del hogar o local donde esté ubicada la caldera. Si esta pieza está defectuosa, se traduce en que la caldera no es segura, y por precaución se bloqueará, y dejará de funcionar.

Error 103, 104, 105, 106, 107 y 108: todos estos códigos de error significan que existe una mala circulación del agua.

Cuando el agua no circula correctamente por el circuito de la caldera, los radiadores no podrán calentarse correctamente, ni el agua saldrá lo suficientemente caliente.

Los motivos de esta mala circulación pueden deberse a un problema con la bomba de circulación o que existan diversos bloqueos en el sistema de circulación.  Reparar o reemplazar la bomba de circulación puede ser una de las soluciones. Sin embargo, si el problema radica en que se hubiera acumulado óxido u otros deshechos en el sistema, se podría realizar una descarga de energía para eliminarlo todo.

Error E133 y E28: cualquiera de estos códigos de error, en una caldera Baxi, nos indica que el tubo de condensado está congelado. La función de la tubería de condensado es transportar el agua ácida lejos de la caldera. Dicha agua ácida se forma debido al gas residual. Este tubo normalmente se encuentra en el exterior, en un desagüe, y debido a esta ubicación, es habitual que se congele.

La solución a esta avería es muy sencilla, ya que la tubería de condensado se puede descongelar simplemente vertiendo un poco de agua tibia sobre ella.

Error H.02- .06: Este error señala que existen fugas de agua, una o varias. Las causas de estas fugas pueden ser muy variadas, y dependiendo de su ubicación nos ayudará a determinar la gravedad de la avería. Entre estas causas, se puede dar el caso de que haya algún componente interno dañado o roto, como por ejemplo un sello de la bomba o una válvula de presión. Si se da el caso de que fuera esta última pieza la que estuviera dañada, la presión de la caldera será demasiado alta. Sin embargo, si la avería que provoca las fugas de agua viene determinada por el sello de la bomba, significa que éste está desgastado y habrá que proceder a reemplazarlo.

Dependiendo de cual sea la avería y la pieza que provoca esa pérdida de agua en la caldera, habrá que proceder a reemplazarla, o en el peor de los casos, habría que sustituir la caldera al completo. Dicho diagnóstico lo debe de dar un técnico especializado.

Error E133 o 3 destellos rojos: en ambos casos significará que la caldera no se enciende. Si una caldera Baxi no se enciende es porque su propio sistema de seguridad la ha bloqueado. Los motivos por los que una caldera no se enciende pueden ser un sobrecalentamiento (Error E110), sobrecalentamiento de humos (Error E131) o un problema con la placa de circuito impreso (Error E168).

Si no hubiera ninguno de los códigos de error explicados anteriormente, y aún así la caldera siguiera sin encenderse, podría ser por un problema con el suministro de gas, o por los cables de encendido, o por los electrodos que son necesarios para encender la llama o porque la válvula de gas esté defectuosa.

Hay un sencillo truco, muy fácil, para comprobar si se trata de un problema con el suministro de gas, y es intentar usar cualquier otro electrodoméstico de la vivienda que funcionen con gas. Si este aparato de gas funciona correctamente, significa que el origen de la avería está en la propia caldera. De ser así, la mejor opción es llamar a un técnico que repare dicho fallo o reemplace las piezas defectuosas.

Error E128: este código de error indica que el quemador está roto. Otro indicador de dicha avería es la existencia de ruidos fuertes. Sin embargo, seguramente ésta sea una de las averías más complicadas de diagnosticar.

Como añadido, la avería del quemador roto suele darse en calderas antiguas, y puede resultar muy costoso el reemplazar dicha pieza, por lo que a menudo sería mejor y tendría más sentido cambiar la caldera entera.

Opiniones reparación calderas Madrid

Opiniones reales de nuestros clientes, que opinan ??

Reparación Calderas Madrid IbericaCalderas IconReparación Calderas Madrid IbericaCalderas

5,0 2 reviews

  • Avatar Nuria Sánchez ★★★★★ Hace 5 meses
    Han acudido con rapidez a nuestra llamada. El servicio ha sido impecable, y han dejado todo limpio y recogido. Buena relación calidad-precio. Sin duda volveremos a contar con ellos para futuros arreglos.
  • Avatar Daniel Reynoso ★★★★★ Hace 3 meses
    La caldera hacia ruidos extraños y le llamamos para ver si era algo urgente. Vino al dia siguiente y cambio una pieza que fue a buscar en el momento. Ese mismo dia la dejo arreglada.

Precios reparación calderas Madrid

Es importante conocer las características de los servicios de reparación que contratas, por ejemplo todos nuestros precios incluyen garantía de al menos 6 meses. Nuestros precios son los más bajos del mercado porque el servicio contratado es directo con los técnicos. Ademas te avisaremos de nuestras tarifas antes de la ejecución del trabajo.

Los precios de desplazamiento, así como el diagnóstico de la caldera, están incluidos en la primera hora de servicio, y repetimos que tenemos las tarifas más bajas del mercado por que no tenemos intermediarios.

Consejos para la reparación de calderas

 

Aunque más delante daremos un repaso a las reparaciones más comunes que suelen realizarse en las calderas más vendidas en nuestro país, previamente vamos a realizar un recorrido general por los que suelen ser los fallos más habituales en las calderas de condensación.

Como hemos dicho, hablaremos en términos generales de los errores más comunes para luego ir analizando uno a uno cada código de error de las calderas de las marcas Saunier Duval, Junkers, Ariston, Fagor, Baxiroca y Ferroli, entre otras.

Sin calor ni agua caliente: Las causas de que no haya agua caliente, o no funcione la calefacción pueden ser varias. Éstas pueden ser fallos en las válvulas, averías en la bomba, problemas con el termostato o niveles bajos de agua.

Seguramente éste sea el fallo más común y habitual. Y puede deberse a un descenso de la presión de la caldera o el termostato. A veces, la presión baja hasta tal punto que no es posible calentar el agua. Lo bueno es que, en estos casos, el error se detecta rápido y además podemos solucionarlo nosotros mismos.

Observaremos el manómetro, y a través de una llave de paso, haremos que suba la presión, normalmente hasta unos 1,5 kg.

En caso de que no hubiera ni calefacción ni agua caliente, y el motivo no fuera la bajada de la presión, la causa podría ser la rotura de una esclusa de aire o de una  válvula. Si fuera este el caso, la reparación sería más compleja de realizar, y habría que ponerse en contacto con algún profesional del sector.

Fugas y goteos: el motivo de esta avería depende de dónde se encuentre la fuga, es decir, por donde pierda agua la caldera. Generalmente, esto ocurre por la rotura de alguna pieza interna.

En este caso, habrá que observar el punto exacto de la fuga: si la fuga está alrededor de las tuberías, el goteo puede ser debido a la corrosión de las piezas o del sistema, o en algunos casos también puede deberse a que el sistema no se ha instalado correctamente.

En cualquier caso, es más seguro llamar a un profesional capaz de diagnosticar y corregir el problema que intentar arreglarlo nosotros mismos.

Ruidos extraños, poco habituales o silbidos: si los ruidos son como golpes en las tuberías son debido a la existencia de aire en el sistema.

Si los ruidos son de otro tipo, como por ejemplo de rozamiento, puede ser debido a una avería en la bomba (esto suele ocurrir en las instalaciones más antiguas). Otro motivo causante de un ruido extraño en nuestra caldera puede ser de nuevo la falta de presión de agua en la misma.

Falta de agua caliente, o salida de agua templada: esto es debido al fallo en la sonda de temperatura, y suele ser también una avería habitual en las calderas de condensación. La sonda de temperatura es una pieza pequeña que sirve para detectar si el agua está caliente o no, y en caso de que no sea así, da la orden de calentar más el agua. Por eso, si se estropea, el agua no saldrá lo suficientemente caliente, ni se podrá dar la orden de calentarla.

Otra solución más sencilla a esta avería es simplemente reducir el caudal de agua. Muchas veces la cantidad de agua que la caldera podrá suministrar a una temperatura deseada viene limitada por la propia potencia de la caldera. En caso de no querer reducir el caudal se puede instalar un sistema de acumulación de diferente capacidad para conseguir mantener el agua caliente que previamente haya calentado la caldera.

Otras piezas propias de la caldera, relacionadas con esta avería son la válvula de 3 vías o a la membrana. Si se trata de la válvula de 3 vías (que es la pieza que corta el caudal de agua de una tubería a la vez que abre el caudal de agua en otra tubería). La mejor solución a este problema, si se trata realmente de una avería en esta válvula es proceder a su cambio.

Apagones repentinos en la calefacción: la causa más común de esta avería suele ser el boqueo de la bomba de recirculación de la calefacción. Suele pasar al inicio del invierno, cuando la calefacción lleva tiempo sin funcionar. Al reactivarla le cuesta arrancar porque la bomba se encuentra en desuso. Para solucionarlo, hay que desmontar la caldera, por lo que, debido a su complejidad hay que estar muy seguro de lo que se hace, y cómo se hace.

Sin embargo, no sólo esto puede ser la causa de dicha avería, ya que los motivos de esta avería pueden ser variados. Este fallo también suele estar relacionado a la placa base, aunque también se relaciona con un sobrecalentamiento de la caldera. Puede deberse también a problemas relacionados con el vaso de expansión, obstrucciones en las cañerías, etc.

Cuando una caldera se apaga y no se vuelve a encender, o se enciende pero se apaga inmediatamente, es muy probable también que esté relacionado con el vaso de expansión. Esta pieza se encarga de absorber el aumento de presión del agua. Es decir, el agua, al calentarse aumenta su volumen al dilatarse lo que provoca una situación de riesgo, por lo que es imprescindible que en la misma caldera haya, mínimo, un vaso de expansión, que absorba este aumento de volumen y evitar así las situaciones de riesgo. Si esta pieza no cumple su función, la caldera se encenderá pero el propio sistema de seguridad de la misma hará que se apague inmediatamente.

Fallo en el presostato: Este tipo de avería es muy común y provoca que la caldera se encienda y se apague constantemente cuando está en funcionamiento. Es una manera de hacer saltar la alarma de seguridad de la propia caldera.

Esta pieza es de vital importancia para una caldera, y sólo existe en las calderas estancas, ya sean básicas o de condensación. Se trata de una pieza de seguridad, cuya función es controlar el correcto funcionamiento del extracto de gases hacia el tubo de evacuación.

Cuando existe una anomalía en la caldera, relacionada con esta pieza, se detecta que no hay la diferencia de presión necesaria para la evacuación de los gases, por lo que el presostato informa a la placa de control de gas de la caldera, y se produce la parada inmediata del quemador de la caldera y ésta quedará bloqueada por seguridad.

Estos son los fallos más generales en las calderas domésticas. Sin embargo, cada marca de caldera tiene sus propios mensajes de error, que nos indican qué le pasa a la caldera y así sabremos cómo solucionar la avería específica.

A continuación, vamos a explicar brevemente cuáles son los fallos más comunes en las diferentes marcas de calderas, y cómo proceder a solucionar alguno de ellos de manera provisional.

En primer lugar, hay que dejar claro que es totalmente desaconsejable manipular personalmente las calderas, pero en caso de emergencia, hasta que llegue el técnico autorizado, hay unas nociones básicas que sí podemos llegar a tener, y que nos ayudarán a solventar el problema de manera temporal.

Haremos un repaso general de las marcas más comunes, sin entrar en cada modelo concreto de dichas marcas, ya que hay muchos.

Si no queremos que nuestras calderas se rompan, o se conviertan en inseguras o peligrosas para los miembros de la familia hay que seguir una serie de consejos. Las calderas, sean del tipo que sean (de condensación, de gas, o de cualquier otra modalidad), son piezas fundamentales para el correcto funcionamiento de un hogar, ya sea por el agua caliente, o por la calefacción. Por este motivo, es fundamental que los usuarios de las mismas tengan unos conocimientos y nociones básicas, que les permitan realizar un correcto mantenimiento de las calderas y evitar así futuras averías de las mismas.

Además de conseguir una vida útil más larga en nuestra caldera, también podremos evitar los gastos innecesarios que resultan de llamar a un técnico especializado en el sector, y que por dichas labores de mantenimiento, puede llegar a cobrar bastante, siempre dependiendo de la gravedad de la avería que tengamos en la caldera. Por ello, vamos a aplicar esa frase de “más vale prevenir que curar” y vamos a enumerar algunas de las tácticas que hemos de llevar a cabo con nuestra caldera durante todo el año, y no sólo en los meses de mayor rendimiento de la misma.

Es importante resaltar que no se trata sólo de evitar averías, sino también de aprender a reducir las emisiones de gases contaminantes a la atmósfera, evitar el derroche energético, y sobre todo, disfrutar de la estabilidad térmica.

A continuación, estos son los consejos básicos para evitar problemas con la caldera. Siguiendo estos consejos, se podrá optimizar al máximo el correcto funcionamiento de la instalación:

Encender la caldera de vez en cuando, aunque estemos en verano: uno de los problemas principales que podemos encontrar al encender nuestra caldera en pleno invierno, es que alguna (o varias) de sus piezas no funcionen por el simple hecho del desuso de la misma. Hay que tener en cuenta que la falta de uso de la caldera durante un tiempo prolongado puede provocar el deterioro de las piezas, y por este motivo, cuando queremos hacer uso de ella en plano invierno ya no funcione.

La solución es muy sencilla. Hemos de encender la caldera cada un determinado período de tiempo, aunque estemos en verano y no la necesitemos, y durante 10-15 min para comprobar que todo funciona como es debido.

Revisar la caldera anualmente: aunque la revisión de la caldera es obligatoria, por ley, cada dos años, es aconsejable hacerlo una vez al año porque, aunque no parezca mucho tiempo, en estos doce meses la caldera puede sufrir numerosos desperfectos y daños. Este consejo implica un pequeño desembolso por parte del usuario, ya que esta revisión debe de hacerla siempre un profesional, ya sea el propio servicio técnico de la caldera, u otro especialista del sector, pero que al poseer más conocimientos y experiencia que nosotros, puede dar con la clave de pequeñas averías que, más tarde, pueden desembocar en un grave desajuste en la caldera, de consecuencias mucho peores, tanto a nivel económico como técnico.

Aunque, aparentemente la caldera parezca que funciona correctamente, se pueden dar casos de pequeñas fugas, goteos o pérdidas que causarán en nuestra caldera un problema mayor a la larga, de consecuencias impredecibles.

El técnico del sector, lo que hace en esta revisión anual, es comprobar que todas las piezas y los componentes funcionan correctamente. Revisará también que todos los elementos de seguridad cumplen con la normativa y no resultan peligrosos para la integridad de los miembros del hogar. Finalmente, procederá a realizar todos los ajustes necesarios de las piezas, así como la limpieza de las mismas. Una vez realizado todo el trabajo, certificará de manera oficial que todo funciona perfectamente, y que el uso de la caldera no supone ningún riesgo.

Además, también es imprescindible realizar una limpieza profunda de interior de la caldera, también al menos una vez al año. Esto es importante porque la combustión produce suciedad en las piezas, y con el paso del tiempo, provocará un mal funcionamiento o avería en loa caldera.

¿Cómo se realiza una correcta limpieza de caldera?

Aunque no veamos la suciedad que se acumula en el interior de la caldera, ésta puede llegar a ser mucha y muy peligrosa. Además, como las piezas son tan pequeñas y muchas están perfectamente encajadas, resulta muy difícil llegar a todos los rincones de la caldera para poder limpiarla.

Si no se limpia una caldera de manera eficiente al menos una vez al año, las bacterias pueden acumularse, resultando peligroso para nuestra salud. Además, corremos el riesgo también de que se produzcan malos olores que invadan nuestro hogar.

En primer lugar, como norma básica a la hora de limpiar nuestra caldera, es que la caldera debe de estar fría. Jamás se puede proceder a la limpieza de la misma si ésta está caliente, por razones obvias. Es necesario, pues, que la caldera repose, y lleve u tiempo sin funcionar, para empezar con su limpieza.

En segundo lugar, es importante no usar estropajo metálico, o abrasivo, para limpiar la caldera. Si lo usas, la superficie, y las piezas pueden ser dañadas, además de rayadas. Así que, si esto ocurre, será más fácil que la suciedad se adhiera a las zonas rayadas, lo cual, a su vez, complicará el trabajo de limpieza.

Como norma básica también es imprescindible cerrar el paso del gas y desconectar la corriente. Obviamente, esto se hará por motivos de seguridad.

En el propio manual de la caldera, normalmente, se explica qué tipo de limpieza y productos admite la caldera. Esto varía según el tipo y marca de caldera, por lo que es importante disponer del manual.

Para la parte externa de la caldera, lo que se conoce como carcasa, es suficiente con usar un paño húmedo, o una bayeta humedecida con agua. No es necesario usar productos químicos, o específicos de limpieza, ni detergentes que puedan ser corrosivos porque pueden dañar el material de la carcasa. Con agua fresca y limpia será más que suficiente.

Para la parte interna, será bueno contar con un cepillo, pero que no sea de cerdas metálicas. También podremos usar un cepillo de dientes, para tener acceso a las zonas más complicadas, como por ejemplo el ventilador. El ventilador es una pieza en la que más polvo puede llegar a acumularse. Para limpiarlo, primero tendremos que retirar el polvo acumulado. La mejor manera será utilizando un cepillo o una bayeta sintética a la que se adhiera el polvo. Pasar dicha bayeta cuidadosamente y retirar el polvo poco a poco, con mucha cautela para no obstruir la entrada del aire.

Otra pieza clave que hemos de limpiar es el quemador, sobre todo las láminas y toberas. Por ello, también con ayuda del cepillo, hemos de eliminar cualquier elemento o suciedad que pueda obstruir esta zona. De esta manera, nos aseguramos de que haya un correcto suministro de gas. Para limpiar los inyectores del quemador es necesario usar un alambre fino, para poder introducirlo por ellos., uno a uno. Luego habrá que para un cepillo por los inyectores y rascar con fuerza. Para las toberas del quemador, mejor pasar un cepillo redondo.

Finalmente, otra parte de la caldera que nosotros mismo podemos limpiar es el conducto de humo, o salida de humos. Es también muy importante limpiarlo porque si se obstruye dicha salida de humos, se pueden producir obstrucciones de gases, atascos o acumulación de sustancias. Realizar una limpieza minuciosa, exhaustiva y escrupulosa de los tubulares de la caja de humos es fundamental. Hay que hacerlo sí o sí. No debe hacerse nunca una simple limpieza superficial, sino que hay que dedicarle tiempo y ganas.

A veces la limpieza de la salida de humos puede ser efectiva utilizando un alambre fino que llegue a las zonas de más difícil acceso, incluso se podría doblar dicho alambre para que pudiera arrastrar más suciedad y atasco. Otro truco para eliminar un atasco u obstrucción en el conducto de humos será introducir la manguera de la aspiradora en el sistema de salida. Esta maniobra puede ser práctica y de gran utilidad.

Hay otras muchas piezas dentro de una caldera que hay que limpiar, como por ejemplo, los electrodos, pero quizás sea conveniente para determinadas limpiezas, llamar a un técnico o profesional que sepa cómo acceder a ellas. O que, en caso de tener que sacarlas, sepa luego volver a colocarlas en su sitio.

Una vez explicado por encima cómo limpiar una caldera, continuamos con los consejos para evitar futuras averías en nuestras calderas de casa:

Vigila la presión de la caldera: es importante saber que, con el paso del tiempo, la mayoría de las calderas (por no decir todas), van perdiendo presión, muy poco a poco, a veces hasta de manera insignificante. Por eso hay que prestar especial atención a este punto durante todo el año, y fijarnos asiduamente en el indicador de presión. La falta de presión en la caldera, indica que no llega el suficiente volumen de agua a la misma, y eso puede provocar fallos y errores en la caldera. La solución a este problema es muy sencilla: añadir más presión al circuito hasta alcanzar el nivel óptimo y el parámetro deseado.

Añadir más presión de agua a nuestra caldera es todavía más fácil, y cualquiera puede hacerlo. La presión se suministra a través de la conocida como válvula de presión, y con abrirla un poco, y dejar que pase el agua por ella será suficiente. En el mismo indicador de presión podremos ir viendo cómo aumentan los dígitos hasta alcanzar el valor deseado. Pero ojo, hay que estar muy pendiente de que la presión no suba demasiado, ya que esto también puede provocar una avería en la caldera. Hay que ser muy consciente de hasta donde podemos añadir la presión y no pasarnos.

Purgar los radiadores de la casa: esta parte lleva su tiempo, sobre todo en el caso de que la casa sea grande y cuente con numerosos radiadores, ya que hay que ir uno por uno para asegurarnos de que hacemos bien nuestro trabajo.

Purgar los radiadores significa eliminar el aire que hay en el sistema de la calefacción, en el mismo circuito, y hay que comprobar todos y cada uno de ellos, y hay que hacerlo, como mínimo, una vez al año.  La operación en sí es muy sencilla, aunque como hemos dicho, pesada también. Por desgracia, si no llevamos a cabo la purga de los radiadores de manera anual, las consecuencias para nuestra caldera pueden ser nefastas: desde falta de eficiencia en el funcionamiento de la caldera, variación en los niveles de presión y diferente climatización en las diversas zonas de la casa.

Para llevar a cabo la pura de los radiadores, en primer lugar hay que desconectar la calefacción y girar lo que se conoce como la llave de la purga. Será entonces cuando se empiece a escuchar un sonido como una especie de silbido, que nos indicará que el aire está saliendo al exterior, por lo que sabremos que lo estamos haciendo correctamente. La manera por la que sabremos que todo el aire ya ha sido expulsado será porque el radiador que estemos purgando, empezará a gotear muy levemente. Justo en ese momento será cuando podamos cerrar la válvula y, una vez realizado en todos los radiadores, deberemos comprobar que la presión de la caldera es la adecuada.

Comprobar ventilación y evacuación de gases: esta parte es fundamental y de vital importancia. Cuando una caldera funciona mal, o de manera defectuosa, puede producir monóxido de carbono. Este gas es altamente peligroso, ya que es nocivo y, por lo tanto, inhalarlo de manera continuada puede producir la muerte. Además, otro de sus múltiples riesgos es que es imperceptible, porque no se puede ni oler, ni ver, ni saborear, así que una pequeña fuga de este gas, por mínima que sea, puede ser mortal.

Verifica que la estancia en la que está ubicada la caldera cuenta con suficiente ventilación y que las rejillas, en caso de que las haya, no están obstruidas.

Este es el motivo por el que es imprescindible que lleves a cabo este consejo de obligado cumplimiento. Para comprobar la correcta evacuación de los gases propios de la combustión de una caldera de gas en funcionamiento, es importante que llames a un técnico. Éste mejor que nadie, sabrá qué puntos revisar. Además, también es aconsejable que instales una alarma o un detector de monóxido de carbono para una mayor seguridad, tanto tuya como del resto de usuarios de la caldera.

Estos consejos para evitar futuras averías en las calderas son muy prácticos siempre y cuando se sigan de la manera explicada. No obstante, lo mejor, ante cualquier duda o imprevisto en la caldera, será siempre llamar a un profesional que revise, paso a paso, cada elemento fundamental para un correcto funcionamiento de la misma.

Por último, otras formas de percibir si nuestra caldera funciona correctamente, aun estando sin usar, es observando los diferentes componentes, como por ejemplo, las tuberías: si tienen fugas, si están agrietadas o si tienen alguna mancha de hollín. También es importante observar el color de la llama, cuando la caldera esté funcionando, ya que ésta ha de ser siempre azul. De esta manera se nos indica que la combustión es la correcta. En caso de que la llama sea naranja, o amarillenta, será indicativo de que hay algún problema con nuestra caldera.

Hay que ser muy conscientes de cuándo hemos de sustituir nuestra caldera de casa por otra que nos ofrezca un mejor rendimiento y seguridad en el hogar. Es primordial realizar el mantenimiento adecuado, principalmente por evitar riesgos y poner nuestra salud, e incluso nuestra vida, en peligro. Es básico contar con un profesional y un técnico homologado que esté preparado para realizar las reparaciones e instalaciones tanto de las múltiples piezas de las que se compone una caldera, como de la caldera en sí.

Entonces, ¿cuándo debemos cambiar la caldera definitivamente? Un criterio a tener en cuenta es la vida útil de cada tipo de caldera. Ésta suele estar en unos 10 años, pero a partir de los 7 años de funcionamiento, una caldera, de cualquier tipo puede empezar ya a dar problemas técnicos y de funcionamiento. Es entonces cuando debemos empezar a replantearnos el reemplazar la caldera.

No podemos olvidar que hoy en día, y gracias a las nuevas tecnologías, la vida útil de las calderas se puede prolongar, así como su eficiencia energética. Por ello, en cuanto nuestra caldera empiece a dar algún problema de funcionamiento, es imprescindible llamar al técnico o al profesional y que sea él mismo el que evalúe la necesidad o no de reemplazar la caldera. Lo que sí es vital que, al menos una vez al año, se haga una revisión de la caldera.

La instalación de las calderas de condensación es obligatoria en las obras nuevas debido a la necesidad imperativa de la reducción de gases contaminantes al medio ambiente.

Si no vivimos en una vivienda de obra nueva, y lo que tenemos que hacer es reemplazar una por otra, debemos tener en cuenta que las calderas de condensación

requieren de unas características en la instalación muy concretas: que haya salidas de humos, tanto en la fachada como en patios interiores, y también que haya una instalación para los desagües.

Lo que sí es imprescindible, y de obligado cumplimiento, es que cualquier caldera hoy en día debe contar con una etiqueta indicadora de la contaminación acústica y la eficiencia energética. Además, todas aquellas calderas que no reúnan los requisitos establecidos han de dejar de ser fabricadas, de esta manera se fomenta la salida del mercado de aquellas calderas que no cumplan con dichos requisitos.

En resumen, y como ya hemos dichos en párrafos anteriores, la mejor opción es contar con el asesoramiento de expertos en calderas que puedan realizar un estudio de nuestras necesidades e indicarnos la solución mejor de acuerdo con las normativas vigentes.

Técnicos autorizados en reparaciones de calderas

Es de vital importancia, como ya hemos reiterado a lo largo del texto en múltiples ocasiones, que siempre sea un especialista, o un profesional altamente cualificado, quien revise las calderas de nuestros hogares. Todos sus componentes y piezas, así como sus sistemas de seguridad y ventilación.

A menudo, los que dicen ser técnicos autorizados en reparaciones de calderas, no disponen de un certificado oficial de la Comunidad Autónoma que corresponda que así lo confirme, por eso hay que tener mucho ojo y ser cuidadoso con a quien confiamos la instalación, la reparación, o el mantenimiento de nuestra caldera.

Estos técnicos son conocedores de cada modelo y marca de calderas, y suelen estar a la orden del día sobre las innovaciones del sector, ya que es un mercado muy cambiante y novedoso, por lo que la caldera que hoy se considera moderna, en unos años, puede estar obsoleta. Sobre todo, esto se debe a las numerosas mejoras que se suelen hacer de cara a evitar más contaminación, y conseguir eficiencia climática. Tan importante actualmente.

Teniendo en cuenta todos estos factores, es imprescindible que quien realice la reparación de la caldera, disponga de amplia experiencia contrastada, esté homologados por el Ministerio de Industria y tenga los conocimientos suficientes para realizar cualquier tipo de reparación. Es necesario que disponga de testers de diagnosis electrónica de última generación, y sería muy recomendable que dispusiera de un taller móvil en el que tuviera piezas de calderas por si tuviera que realizar alguna sustitución de alguna.

Todo esto sería prueba de que el técnico autorizado en la reparación de la caldera dispone de los conocimientos suficientes para hacerlo, ya que esta profesión, como en tantas otras, existe un alto nivel de intrusismo.

Servicio adicionales a las reparaciones de caldera

En reparacioncalderas.madrid no nos conformamos con que nuestra función sea únicamente la de reparar calderas. Ofrecemos servicios adicionales como la instalación o sustitución de calderas de cualquier marca, así como el mantenimiento de las calderas ya instaladas.

Las tareas de mantenimiento de calderas son muchas y variadas, la caldera está compuesta por múltiples piezas y con funciones muy diferentes. Requiere tener conocimientos sobre todas ellas, saber cómo funcionan y entender por qué dan algún fallo. Un correcto mantenimiento evita problemas mayores en un futuro e implica que todo funcione a pleno rendimiento y mínimo consumo.

Lo más importante, como cliente, al buscar un profesional que nos realice la instalación de una caldera es que nos ofrezca confianza y seguridad. Que cuente con amplia experiencia en el sector, y con buenas opiniones de los demás usuarios, y por supuesto que cuente con los certificados necesarios para que la instalación de la caldera no suponga un riesgo para nadie.

Nuestra garantia y calidad es nuestro sello

En Reparación Calderas Madrid no es suficiente con que su función sea únicamente la de reparar calderas, debe ofrecer esos servicios adicionales que comentamos al inicio del apartado. También deben saber realizar el mantenimiento de las calderas ya instaladas, es decir, saber si una pieza funciona correctamente, si está en buen estado, si necesita ser reemplazada o no. También, como labores de mantenimiento se encuentra la realización de la limpieza exhaustiva de la caldera, pieza a pieza y de la manera que ya ha sido explicado, con sumo detalle y cuidado. El técnico, no sólo ha de realizar el mantenimiento de la caldera como tal, sino también el de las rejillas de ventilación, los conductos de expulsión de gases al exterior, y de todos y cada uno de los diversos sistemas de seguridad con los que cuenta una caldera.

Otro de los servicios adicionales con los que debe contar cualquier empresa dedicada al mundo de las calderas, a parte de reparación y mantenimiento de las mismas, ha de ser el de instalación de calderas. En múltiples ocasiones, puede suceder que el profesional que acuda a un aviso para reparar una caldera se encuentre con que el estado de esta caldera sea tan nefasto y malo que no merezca la pena arreglarla sino que haya que cambiarla por otra nueva.

En este caso, el técnico deberá informar a los clientes de la situación, explicándoles los motivos por los que es mejor proceder a sustituir la antigua caldera por una más nueva y de mejores calidades. Muchos usuarios son reacios a cambiar la caldera, bien por el desembolso económico que supone, o bien porque creen que la antigua caldera todavía puede funcionar un período de tiempo más.

Entre las cualidades con las que debe contar un buen profesional, ha de estar la capacidad de explicar y hacer entender al cliente que, muchas veces, es mejor sustituir una vieja caldera por una nueva. Además de por motivos de funcionalidad de la misma, también lo será por seguridad e incluso por eficiencia energética.

Además, los buenos profesionales poseen los conocimientos necesarios para saber asesorar qué caldera y modelo se adapta mejor a las necesidades de los miembros del hogar. Los criterios fundamentales a la hora de elegir una caldera adecuada son el rendimiento y eficiencia energética de la misma y la potencia que necesita el hogar, ya que no es lo mismo una caldera para una casa de dimensiones reducidas que para una gran mansión, o que disponga de un baño, o de varios.

Por todo ello, para que una empresa destaque por encima de las demás, es imprescindible que ofrezca servicios adicionales al de reparación de calderas, como mantenimiento, limpieza, sustitución e instalación.

Reparación caldera Madrid

Localidades en las que trabajamos

Arganzuela
Atocha
Palos de la Frontera
Chopera
Delicias
Imperial
Legazpi
Embajadores
Pirámides
Méndez Álvaro
Palos de Moguer
Barajas
Casco Histórico de Barajas
Corralejos
Timón
El Capricho
Campo de las Naciones
Carabanchel
Comillas
Opañel
San Francisco
San Isidro
Urgel
Vista Alegre
Puerta Bonita
Buenavista
Pan Bendito
Centro
Cortes
Plaza de España
Justicia
Palacio
Sol
Universidad
Quevedo
Noviciado
Tribunal
Chueca
Manuela Malasaña
Banco de España
La Latina
Ópera
Lavapiés
Gran Vía
Puerta de Toledo
Calle Fuencarral
San Bernardo
Sevilla
Plaza de Santo Domingo
Callao
Chamartin
El Viso
Plaza Castilla
Ciudad Jardín
Hispanoamérica
Nueva España
Prosperidad
Pradillo
Cruz del Rayo
Pinar Chamartin
Duque de Pastrana
Santiago Bernabeú
Cartagena
Colombia
Begoña
Gregorio Marañón
República Argentina
Príncipe de Vergara
Avda América
Cuzco
Pío XII
Nuevos Ministerios
Concha Espina
CHAMBERI
Almagro
Arapiles
Gaztambide
Guzman el bueno
Plaza Alonso Martínez
Metropolitano
Bilbao
Islas Filipinas
Alonso Cano
Ríos Rosas
Trafalgar
Vallehermoso
Plaza de Colon
Ciudad Lineal
Atalaya
Ascao
García Noblejas
Arturo Soria
Colina
Parque de las Avenidas
Barrio de la Concepción
Costillares
La Almudena
Pueblo Nuevo
Quintana
San Pascual
La Elipa
Torre Arias
Avda de la Paz
San Juan Bautista
Ventas
Suanzes
El Carmen
Fuencarral – El Pardo
Barrio Del Pilar
Pitis
El Goloso
El Pardo
Lacoma
Fuentelarreina
Cardenal Herrera Oria
Tres Olivos
Las Tablas
Montecarmeló
La Paz
Mirasierra
Peñagrande
Valverde
Avda de la Ilustración
Hortaleza
Apóstol Santiago
Canillas
Parque de Santamaría
Manoteras
San Lorenzo
Sanchinarro
Palomas
Mar de Cristal
Pinar del Rey
Esperanza
Piovera
Valdefuentes
La Latina
Aluche
Campamento
Cármenes
Cuatro Vientos
Colonia jardin
Casa de Campo
Eugenia de Montijo
Laguna
Empalme
Batán
Las Aguilas
Lucero
Puerta del Angel
Alto de Extremadura
Aviación Española
Vía Carpetana
Moncloa-Aravaca
Aravaca
Argüelles
Francos Rodríguez
El Plantío
Príncipe Pío
Parque Oeste
Valdematín
Valdezarza
Antonio Machado
Moratalaz
Fontarrón
Horcajo
Marroquina
Media Legua
Pavones
Vinateros
Artilleros
Puente Vallecas
Entrevías
Numancia
Palomeras Bajas
Palomeras Sureste
Portazgo
San Diego
Retiro
Estrella
Ibiza
Jerónimos
Sainz de baranda
Niño Jesús
Conde de Casal
Salamanca
Castellana
Fuente del Berro
Pacifico
Goya
Guindalera
Rubén Darío
Manuel Becerra
Lista
Recoletos
Diego de León
Velazquez
Serrano
San Blas Canillejas
Amposta
Las Musas
Arcos
Canillejas
Hellín
Rejas
Las Rosas
Salvador
Simancas
Alsacia
Tetuan
Almenara
Bellas Vistas
Ventilla
Plaza Castilla
Berruguete
Castillejos
Cuatro Caminos
Valdeacederas
Julian Besteiro
Usera
Almendrales
Moscardó
Orcasitas
Orcasur
San Fermín
Pradolongo
San Fernando
Zofío
Plaza Elíptica
Vicalvaro
San Cipriano
Valdebernardo
Ambroz
Casco Histórico de Vicalvaro
Puerta de Arganda
Villa De Vallecas
Casco Histórico de Vallecas
Santa Eugenia
Villaverde
Butarque
Ciudad de Los Ángeles
Los Rosales
San Andrés
San Cristóbal
Acacias
Aeropuerto
Alameda de Osuna
Abrantes
Alfonso XIII
Adelfas

Olmeda de las Fuentes
Valverde de Alcala
Ambite
Brea de Tajo
Corpa
Pozuelo del Rey
Valdaracete
Villamanrique de Tajo
Valdelaguna
Santorcaz
Pezuela de las Torres
Anchuelo
Titulcia
Orusco de Tajuña
Villaconejos
Torrejón de Velasco
Campo Real
Chinchon
Cobeña
Nuevo Baztan
Camarma de Esteruelas
Loeches
Morata de Tajuña
Villarejo de Salvanés
Torres de la Alameda
Colmenar de Oreja
Villalbilla
Daganzo de Arriba
Velilla de San Antonio
Paracuellos de Jarama
Meco
San Martín de la Vega
Mejorada del Campo
Valdeavero
Belmonte de Tajo
Estremera
Carabaña
Los Santos de la Humosa
Fuentidueña de Tajo
Fresno de Torote
Villar del Olmo
San Fernando de Henares
Arganda del Rey
Rivas-Vaciamadrid
Coslada
Tielmes
Valdilecha
Tajuña

Las Rozas de Madrid
Santa Maria de la Alameda
Fresnedillas de la Oliva
Zarzalejo
Navalagamella
Navacerrada
Quijorna
Robledo de Chavela
Los Molinos
Becerril de la Sierra
El Boalo
Collado Mediano
Cercedilla
Hoyo de Manzanares
Colmenarejo
Valdemorillo
Moralzarzal
Alpedrete
Guadarrama
Majadahonda
Pozuelo de Alarcón
Collado Villalba
Boadilla del Monte
Galapagar
Torrelodones
Villanueva de la Cañada
San Lorenzo de El Escorial
El Escorial
Villanueva del Pardillo

Preguntas frecuentes Mostrar
Ir arriba
Usamos cookies.    Ver
Privacidad